FEMINISMO Y LA METALURGIA

Durante la primera y segunda guerra mundial, millones de mujeres se ofrecieron voluntarias para ocupar el puesto de los hombres que iban a luchar, el sector de la metalurgia (soldadura, montaje, etc.) y la industria armamentística necesitaba mano de obra. Estas mujeres no solo tuvieron que asumir estos trabajos con menos remuneración y más carga, sino que también complementarlos con los trabajos domésticos, ya que muchas eran madres.

Muchas mujeres reclamaron su permanencia en estos sectores y a día de hoy aún se puede decir que su presencia es escasa, pero que poseen muchas cualidades ventajosas para llevar a cabo este tipo de trabajos.

Déjanos tu comentario

Contenido relacionado